Cuatro formas de ser más divertido al aire, este es el plan para los comunicadores de azucarfm.

Admitámoslo, algunas personas simplemente tienen el don de hacer reír a los demás. No todos nacimos para ser payasos, de hecho, nos quedamos congelados ante la sola idea de que tenemos que ser humorísticos, especialmente si estamos al aire. Según los estudios de mercado, la principal cualidad que la gente busca en un programa de radio es que sea “divertido”, es decir, chistoso, que la haga reír. No es raro que algunos de los show más exitosos de la historia, tanto en español como en inglés, hayan girado en torno a la personalidad chispeante de un locutor con el preciado don de divertir.

Aunque no a todos se nos da ser “chistosos”, lo que sí es un hecho es que cada persona puede desarrollar su propio sentido del humor; si está en una cabina, aprender a usarlo para arrancarle una sonrisa a los radioescuchas. Aquí te presentamos cuatro consejos para desarrollar el “factor risa”:

  1. Diviértete. Esto es lo esencial. En la medida en que la gente se dé cuenta de que te la estás pasando bien, serás capaz de contagiar el buen humor. Caleb Warren, un investigador de mercadotecnia que ha estudiado la psicología de la comedia, escribió: “Cuando vemos a otras personas experimentar una emoción, nosotros también la experimentamos. Cuando alguien más se ríe, es mucho más probable que nosotros también lo hagamos”. La risa es contagiosa, y esto se puede demostrar fácilmente. Abre un video en YouTube de gente riéndose. En menos de lo que canta un gallo, te estarás tú también carcajeando. ¿Recuerdas esos viejos programas de TV donde se oían risas después un gag? Están basados en el mismo principio.
  1. Aprende a reírte de ti mismo. El que se sabe reír de sí mismo conquista a los demás; además le da a los radioescuchas la oportunidad de reírse juntos de la misma cosa (tú) sin que se sientan mal por ello. Hazlo contando anécdotas pintorescas sobre ti mismo. Recuerda, el mejor humor siempre está basado en la vida real. Esos pueden ser los momentos más inolvidables y divertidos de tu programa. Transforma tus pequeñas fallas en contenido para tu show. Como dijera el poeta Langston Hughes, el humor es reírte de lo que no tienes, cuando deberías tenerlo.
  1. La palabra clave es Sencillez. Las personalidades de la radio creen que los grandes humoristas encontraron la fórmula secreta que los lanzó al número uno, o que descubrieron un hechizo para llevar un programa a la cima. Pero la fórmula para ser humorístico no tiene nada de secreta, la han aplicado los grandes cómicos de toda la historia. El secreto es encontrarle el lado amable a las cosas sencillas, aquellas que con las que conectamos emocionalmente con el público: la hora del desayuno, el camino a casa, el perro del vecino, el traje que lleva puesto ese día el jefe. Un día sin humor, dijo Chaplin, es un día tirado a la basura.
  1. Sorprende. Si todo mundo sabe el final del chiste, nadie va a reírse. Parte de la clave del humor es la sorpresa, lo inesperado. Aprende a ser impredecible en tu contexto y ocupación. Prepara tu show de una forma en que los radioescuchas sepan qué es lo que está pasando y tengan una idea de lo que tramas, pero que jamás sepan con exactitud con qué vas a salir al final. Sorpréndelos. Los chistes se desgastan. El humor nunca pasa de moda.