LAS INQUEBRANTABLES RADIOS COMUNITARIAS EN MÉXICO: PERSEVERANDO DURANTE MÁS DE 40 AÑOS

ANTE LA HEGEMONÍA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACEN LAS RADIOS COMUNITARIAS QUE ENRIQUECEN LA PLURALIDAD DE FORMAS DE VER EL MUNDO. DURANTE MÁS DE 40 AÑOS HAN CARECIDO DE UNA TIPIFICACIÓN LEGAL Y, CON TODO EN CONTRA, ESTA PRÁCTICA HA SOBREVIVIDO COMO UN LLAMADO A LA DIVERSIFICACIÓN CULTURAL.

Las comunidades tienen derecho a su identidad, y por lo tanto a sus medios de comunicación para celebrarla y preservarla.

Bajo el entendido de que el aire es de todos, muchos cuestionamos por qué, exclusivamente, los intereses privados acceden al espectro radioeléctrico que hace posible la emisión de señales tanto en radio, como en televisión.

En occidente nos ha tomado mucho tiempo concebir que la existencia puede ser vivida e interpretada desde múltiples y válidas perspectivas, que el mundo son muchos mundos y, en el caso de este país, que México también son muchos Méxicos –como bien advirtió  Fernando Benítez. Y en estas diferencias, numerosas cosmogonías cuestionan ese concepto que en occidente tanto vanagloriamos: la propiedad privada.

Algunas cosas son de todos y de nadie, como los recursos naturales. Bajo esta premisa y la necesidad de las distintas culturas de difundir su propia voz, nacen las radios comunitarias. La Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) define estas plataformas como «un espacio radiofónico en la comunidad, para la comunidad, cerca de la comunidad y por la comunidad; que son espejo del contexto en donde se desarrollan, tienen su cultura y forma de ver el mundo, y son expresadas en el lenguaje, tradiciones, etc.»

En México, una de las radios comunitarias más viejas es Radio Teocelo, en Veracruz, la cual ha permanecido al aire desde 1965, a pesar de nunca haber contado con financiamiento fijo de ningún tipo (recordemos que este tipo de radios no difunden publicidad). La misma comunidad, que se siente representada por radio Teocelo, aporta donaciones mensuales, gracias a las cuales se ha logrado mantener su operación.

Hasta hoy se desconoce el número exacto de radios comunitarias que existen en México, ya que no cuentan con un registro oficial y porque, al carecer de tipificación legal, son obligadas a operar en un estado de semiclandestinidad.

Se calcula que a lo largo del territorio mexicano existen alrededor de dos mil radios comunitarias, y muchas de ellas concentran esfuerzos admirables. En Oaxaca, por ejemplo, hay un fascinante proyecto: la Asociación de Radios Comunitarias de Benito Juárez, que instala transmisores para radios con bases montadas en palos de escoba. Y de acuerdo con el sitio Abyayala, a la fecha unas quinientas radios comunitarias  aprovechan la iniciativa.

Una de las mayores dificultades que enfrentan es la condición de ‘ilegales’. Dado que utilizan el espacio radioeléctrico prescindiendo de una concesión estatal, padecen operativos por parte de la Policía Federal, durante los cuales sus equipos son desmantelados. Lo anterior atenta contra del derecho a la información y expresión, y demuestra que el actual marco legal desconoce la importancia de las radios comunitarias como medios independientes .

Para enriquecer el panorama, entrevistamos a María Eugenia Chávez, miembro de Asociación Mundial de Radios Comunitarias México, sobre el panorama actual de las radios comunitarias del país.

El escenario actual de las radios comunitarias:

En México no hay un registro de radios comunitarias, pues hasta abril de este año, no había una tipificación legal para éstas. Hasta hoy sólo se encuentran en calidad de «permisionadas» junto con los medios públicos y únicamente 20 cuentan con este registro.

Los principales enemigos para las radios comunitarias:

La falta de certeza jurídica y económica, además de los concesionarios locales que se han opuesto fuertemente a su existencia, porque dicen, son afectados sus intereses comerciales. Pero yo creo que se trata más de un asunto ideológico, porque en realidad el mercado de las radios comunitarias no es el suyo. También la fugacidad de los proyectos, propiciados por los dos factores anteriores, o bien por la falta de cohesión entre sus miembros, muchas radios nacen y mueren muy pronto.

Los escenarios positivos:

Finalmente estamos frente a un marco legal, ahora que fue promulgada la ley de telecomunicaciones, porque en el artículo 28 se menciona que el IFETE se encargará de otorgar las concesiones y menciona a las radios sociales, comunitarias e indígenas; pero todavía no está lista la reglamentación secundaria, lo que la vez convierte a la anterior modificación en una herramienta inoperable..

radio-comunitarias